◄ ¡ Hola ¡ Saludos desde MÉRIDA (España). Ciudad romana y Monumental. Si puede, no deje de visitarla. │◄ Hello! Greetings from MERIDA (Spain) Roman and Monumental City. If it can, it does not let visit it │◄ Bonjour ! Salutations de la ville romaine et monumentale de MÉRIDA (Espagne). Si elle peut, elle ne laisse pas la visite il. │◄ Hallo! Grüße MÉRIDA (Spanien) von der römischen und hervorragenden Stadt. Wenn sie kann, läßt sie nicht Besuch es. │◄ Ciao! Saluti dalla città romana e Monumental de MERIDA (Spagna). Se può, non lascia la chiamata esso. │◄ Hello! Cumprimentos da cidade Roman e Monumental de MERIDA (Spain). Se puder, não deixa a visita ele.

Gasol es Historia... también de la NBAP


       Portada      

 

  Gasol, con el trofeo de campeón. (Foto: AP)

glowtxt.com image 

■ LOS LAKERS GANAN EL QUINTO EN ORLANDO (86-99).

  • Los Lakers arrollan a los Magic y conquistan su título número 15, primero para el español
  • Definitivo parcial de 0-16 previo al descanso, liderado por Ariza y Odom
  • Décima conquista de Jackson, récord para un técnico y cuarto para Bryant, primer MVP
  • Pau logró 14 puntos, cogió 15 rebotes y puso 4 tapones ante Dwight Howard

ORLANDO.- Otra madrugada de café y champán, desvelos y gloria, como una plata olímpica en Los Ángeles, como un oro de Pekín, con un anillo de la NBA. Levantarse para creer lo que los ojos no creían al acostarse. Encender la radio y sobresaltarse, alegrarse en el 'curro' porque hoy es el gran día que sigue a una madrugada poseída por lo histórico, ese adjerivo tantas veces malversado en conquista menores pero que sintetiza lo vivido en Orlando. [Narración: Orlando 86- Lakers 99] [VÍDEO-RESUMEN] [Vídeo-trayectoria] [Álbum][Blogueo directo] [Al rebote]

Pau Gasol acudió a esta tierra para cumplir su sueño de Disney, el anhelo de cuna: conquistar el título de la NBA. Esa fue una ocurrencia de psiquiátrico para un español hasta la aparición del chico de Sant Boi, un hombre de 29 años que eleva su techo hasta unirlo al cielo. ¿Qué hay más allá? Gasol proveerá. Primer anillo de la NBA para alguien de su nacionalidad, una broma por motivos genéticos primero, culturales después (los sufrió Fernando Martín, pionero, 23 años atrás) y hoy una realidad tras la victoria de los Lakes sobre los Magic (86-99). En el quinto partido impusieron el 4-1 que ansiaron desde el inicio del encuentro, negando desde el principio suspicacias de guardería.

Qué son dos millones para quienes se los ganan por decenas en el noble arte de encestar como nadie en el mundo. Esa era la bolsa para los Lakers en caso de regresar a Los Ángeles. Los campeones no se hicieron esperar.

22.38 horas en Orlando, 4.38 de otro día en España. En 215 países, en 42 lenguas, suena: "Lakers, campeones 2009". De ese expedición forma parte un catalán que es el undécimo jugador en ganar el anillo sin pasar por las universidades estadounidenses. Es más: sin su presencia no habría triunfado su equipo, algo de lo que sólo pueden presumir otros tres extranjeros, el argentino Ginóbili, el francés Parker y el croata Kukoc, trío de tricampeones, con San Antonio los dos primeros, con Chicago el último. Esa estirpe de raros ya es póquer con la llegada de Pau Gasol.

El español ha colaborado de forma trascendente hasta la última estación. Puso los dos primeros puntos de su equipo, y 12 después, además de 15 rebotes y cuatro tapones. Y, especialmente, desmintió la cantinela de que no defiende. Durante la primera parte, Dwigh Howard, el temible, hizo cuatro canastas con Bynum como defensor; frente a Gasol, nada. Así, apoyaba un desenlace que se veía venir desde el arranque. Ni siquiera el 15-6 (min. 5) consiguió combatir la sensación de que la final acababa. Quizá porque la cara de concentración de Pau, al llegar al pabellón, ya anunciaba una batalla con todo. O porque Kobe Bryant comunicó pronto su absoluta disposición para al fin ser MVP en un título (Shaq lo fue en los tres que compartieron, 2000, 2001 y 2002).

Del 40-36 al 40-52 en cuatro minutos

Kobe, euforico con sus distinciones. (Foto: AFP)

Kobe, euforico con sus distinciones. (Foto: AFP)

Tras aquel inicio de huida a ninguna parte, los Magic vieron como les comían tierra, primero a palmos y luego a la velocidad de la luz. Después de una primera rotación, Phil Jackson (décimo anillo para él, récord por encima de los nueve de Red Auerbach) volvió a colocar a sus verdaderos titulares. Fisher, Kobe, Ariza, Odom y Gasol se encontraron un 40-36 (min. 19). En cuatro minutos y cinco segundos, el partido viajó al 40-52. Serie para la evocar, definitiva: triple de Fisher, otro de Ariza, canasta de dos de Bryant (cuarto anillo), segundo triple de Ariza, una entrada de Fisher, un libre de Fisher y remate de Odom. En la sombra, tarea de zapa, Gasol.

Los Magic quedaban sin respuesta apreciable en la segunda parte. Para ser exactos, trataron de oponer resistencia con lo que quedase, sin resultado. Nada más volver del descanso, cuando parecía que... Odom puso dos triples, y adiós. Cada intento de los Magic fue contestado con la misma contundencia, propia de un grupo que siempre fue superior en la serie, por encima de lo ajustado de algunos resultados. Se vaciaba el pabellón, quedaban más fieles visitantes que locales y ahí seguía intentándolo el equipo de Orlando. Su último arreón, con 84-95 a poco más de un minuto para el campanazo, fue lanzado por Rashard Lewis. Tapón made in Spain, golpes en el pecho de afirmación.

Los Lakers volaban ligeros hacia su título 15 (a dos de Boston), primer anillo de un español, puro en la boca y bañado en champán, mito palpitante del deporte nacional.

Fuente: El Mundo