◄ ¡ Hola ¡ Saludos desde MÉRIDA (España). Ciudad romana y Monumental. Si puede, no deje de visitarla. │◄ Hello! Greetings from MERIDA (Spain) Roman and Monumental City. If it can, it does not let visit it │◄ Bonjour ! Salutations de la ville romaine et monumentale de MÉRIDA (Espagne). Si elle peut, elle ne laisse pas la visite il. │◄ Hallo! Grüße MÉRIDA (Spanien) von der römischen und hervorragenden Stadt. Wenn sie kann, läßt sie nicht Besuch es. │◄ Ciao! Saluti dalla città romana e Monumental de MERIDA (Spagna). Se può, non lascia la chiamata esso. │◄ Hello! Cumprimentos da cidade Roman e Monumental de MERIDA (Spain). Se puder, não deixa a visita ele.

Neumáticos contra el cambio climático


       Tecnología      

 

Neumáticos

■ El etiquetado clasificaría las ruedas en función de su eficiencia, su adherencia en mojado y la generación de ruido.

Para reducir las emisiones de dióxido de carbono emitidas por el transporte por carretera, la Unión Europea (UE) plantea promover el uso de neumáticos más amigables con el medio ambiente.

No se trata de ruedas fabricadas con residuos orgánicos, sino de neumáticos tecnológicamente más sofisticados y que ofrecen durante el rodaje una reducción del consumo de combustible y de la emisión del ruido, así como una mejora en la seguridad.

"Las ruedas pueden desempeñar un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático", dice a BBC Mundo, Fazilet Cinaralp, Secretaria General de la Asociación Europea de Fabricantes de Neumáticos y Caucho (ETRMA por sus siglas en inglés), la cual representa a 4.200 empresas que en conjunto cubren el 22% de la producción mundial.

"El transporte por carretera genera casi la cuarta parte de las emisiones totales de dióxido de carbono, y las ruedas son un elemento clave en este dato, ya que de ellas depende el 25% del consumo de combustible del vehículo", explica.

El uso de ruedas aerodinámicas que ofrezcan poca resistencia al rodaje permitiría un ahorro de hasta un 10% de combustible y por tanto una considerable disminución en las emisiones de gases contaminantes.

Estrategia

Para impulsar el uso de llantas que permitan un ahorro de combustible y menos contaminación por ruido, la Comisión Europea propone introducir a partir del 2012, un sistema armonizado de etiquetado que especifique el consumo energético de los neumáticos.

El mecanismo permitirá a los europeos valorar el artículo antes de realizar una compra, tal y como ocurre actualmente con los electrodomésticos, desde una aspiradora hasta una lavadora.

El transporte por carretera genera casi la cuarta parte de las emisiones totales de dióxido de carbono, y las ruedas son un elemento clave en este dato, ya que de ellas depende el 25% del consumo de combustible del vehículo. Fazilet Cinaralp, ETRMA

El etiquetado clasificaría las ruedas en función de su eficiencia, su adherencia en mojado y la generación de ruido, de manera que iría de la "A" de color verde, hasta la "G" de color rojo, de menor a más contaminante.

"El objetivo de la etiqueta es promover el consumo sostenible y ayudar al consumidor a realizar una elección", afirma el eurodiputado belga del grupo del Partido Popular Europeo, Ivo Belet, quien defiende la iniciativa en el Parlamento Europeo.

Se estima que el sistema de etiquetado permitiría en los 27 países de la UE un ahorro anual de 20 millones de toneladas de dióxido de carbono y US$ 13 mil millones en combustible.

El pleno de la Eurocámara votará la iniciativa en mayo, y en caso de ser aprobada, sólo faltará el visto bueno del Consejo Europeo para entrar en vigor.

Implementación

El eurodiputado Belet afirma que la transición a "neumáticos ecológicos" será veloz, considerando que el 78% de las ruedas que se venden en Europa son para reemplazar otras usadas.

La industria llantera en principio apoya la propuesta de etiquetado, aunque anticipa una serie de obstáculos logísticos.

Una carta firmada en colectivo por empresas de peso mundial, como Goodyear, Bridgestone, Continental y Michelin, sostiene que será imposible cambiarle las etiquetas a las 80 millones de llantas que se encuentran en todo momento en la cadena de distribución y siempre existirá un riesgo de que el producto no empate con la etiqueta ya que se estima que un 15% se pierden durante el manejo y transporte del producto.

Pero más allá de los desafíos logísticos, Cinaralp afirma que no se obtendrán los resultados esperados sin una campaña de información, ya que la mayoría de los conductores nunca ven las llantas hasta que ya están puestas en el vehículo.

"Es necesario comprometer a los talleres a que informen de las opciones que tiene el consumidor antes de poner las llantas en el vehículo, de lo contrario las cosas seguirán como hasta ahora", sostiene la experta.

"Por otro lado, podrían tener la llanta más sofisticada del mundo, pero si no está perfectamente calibrada se pierde todo el beneficio de la innovación tecnológica, por lo que urge una campaña de educación, ya que es claro que a los europeos no les importa sus llantas", añade.

Según una encuesta de ETRMA, dos de cada tres europeos no supervisa el nivel de presión de las llantas de sus vehículos, aún cuando es fundamental, no sólo para optimizar el rodaje y ahorrar energía, sino por cuestiones de seguridad.

Fuente: BBC