◄ ¡ Hola ¡ Saludos desde MÉRIDA (España). Ciudad romana y Monumental. Si puede, no deje de visitarla. │◄ Hello! Greetings from MERIDA (Spain) Roman and Monumental City. If it can, it does not let visit it │◄ Bonjour ! Salutations de la ville romaine et monumentale de MÉRIDA (Espagne). Si elle peut, elle ne laisse pas la visite il. │◄ Hallo! Grüße MÉRIDA (Spanien) von der römischen und hervorragenden Stadt. Wenn sie kann, läßt sie nicht Besuch es. │◄ Ciao! Saluti dalla città romana e Monumental de MERIDA (Spagna). Se può, non lascia la chiamata esso. │◄ Hello! Cumprimentos da cidade Roman e Monumental de MERIDA (Spain). Se puder, não deixa a visita ele.

Así viven los políticos con nuestro dinero


       Portada      

 

 Así viven los políticos con nuestro dinero

El presidente del Gobierno y la vicepresidenta primera en el Congreso de los Diputados (Reuters).

glowtxt.com image 

■  Son las siete de la mañana de un viernes cualquiera, laborable. En la madrileña calle Hernani, situada entre El Corte Inglés de la calle Orense y los Nuevos Ministerios, un coche se ha detenido delante del portal de un edificio de viviendas con buena apariencia. Mientras un par de escoltas vigilan discretamente la acera, del vehículo se bajan dos mujeres jóvenes con sendos maletines propios del trabajo de una esteticién de lujo. Ambas entran en el edificio. Minutos después, otro coche se detiene delante del mismo portal, y de él desciende un empleado que traslada un porta trajes al interior del inmueble. Arriba, las dos esteticién trabajan ya sobre el rostro y, sobre todo, el cabello teñido de rubio y cortado en media melena de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Su rostro requiere un trabajo intenso, con sucesivas capas de maquillaje. También le retocan las manos.

El empleado de la boutique abre el porta trajes y enseña a la vicepresidenta un último modelo de traje de chaqueta en todos añiles de la marca Adolfo Domínguez, prestado por una franquicia de la madrileña calle Velázquez. Será el traje con el que la vicepresidenta comparezca unas horas más tarde ante los medios de comunicación en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, una imagen que verán millones de personas a través de los telediarios. En el domicilio de la vicepresidenta aguardan otros dos escoltas que se suman a los que esperan en la calle la salida de De la Vega con destino al complejo residencial del Palacio de La Moncloa, donde tiene su ubicación la Vicepresidencia Primera del Gobierno, y donde se va a celebrar la reunión del Gabinete ministerial, como cada viernes. Según los vecinos de la vicepresidenta, este ritual se repite casi cada día, sobre todo cuando la ilustre vecina tiene alguna aparición pública, que suele ser casi todos los días, especialmente los miércoles -sesión de control al Gobierno- y los viernes -Consejo de Ministros-. Nadie le ha visto nunca repetir con el mismo modelo, y dado que es imposible que un fondo de armario pueda albergar semejante variedad de género, la única explicación es que, en efecto, todo es prestado. Al igual que ocurre con los accesorios.

1 comentarios:

KIKELIN dijo...

Si ya se ve a los políticos locales como viven, imagínate los de nivel nacional, con lo grande que es el saco.

Se que te va a encantar Ava, la hice en pastel, la cuelgo en breve.
Un abrazo.