◄ ¡ Hola ¡ Saludos desde MÉRIDA (España). Ciudad romana y Monumental. Si puede, no deje de visitarla. │◄ Hello! Greetings from MERIDA (Spain) Roman and Monumental City. If it can, it does not let visit it │◄ Bonjour ! Salutations de la ville romaine et monumentale de MÉRIDA (Espagne). Si elle peut, elle ne laisse pas la visite il. │◄ Hallo! Grüße MÉRIDA (Spanien) von der römischen und hervorragenden Stadt. Wenn sie kann, läßt sie nicht Besuch es. │◄ Ciao! Saluti dalla città romana e Monumental de MERIDA (Spagna). Se può, non lascia la chiamata esso. │◄ Hello! Cumprimentos da cidade Roman e Monumental de MERIDA (Spain). Se puder, não deixa a visita ele.

El milagro de la única cerveza palestina

Imagen de 'Taybeh Beer'.
Imagen de 'Taybeh Beer'

 

C

erveza e Islam no son buenos socios. De hecho el segundo prohíbe el primero. Pero Nadim Khoury, creador de la primera y única cerveza palestina, lucha para hacerlo posible y natural 100%. "El éxito de nuestra cerveza es que no hay componentes adicionales o conservantes sino que es completamente natural", explica orgulloso desde la ciudad palestina de Taybeh (cerca de Ramala) y que da nombre a la única cerveza 'made in Palestine'. O como el tópico reza: "No tienen un Estado pero sí su propia cerveza".

'Taybeh Beer' es el sabor palestino que afronta muchos obstáculos. Al margen de las leyes religiosas islámicas, esta cerveza fue una víctima más de los violentos enfrentamientos entre israelíes y palestinos al estallar la 'Intifada Al Aqsa'. Ocho años de pérdidas económicas después, Khoury intenta recuperar el camino perdido. Pero como el resto de productos y ciudadanos palestinos, 'Taybeh Beer' también debe hacer cola para pasar los numerosos puestos de control israelíes en Cisjordania. Una espera e inspección diarias que elevan el nivel de frustración de los palestinos y reducen considerablemente el nivel de calidad de la cerveza, un mal cliente del 'checkpoint'.

"Con esta fiesta de nuestra cerveza queremos que el mundo nos conozca y que sepa que aquí también sabemos beber y fabricar una cerveza de calidad", nos dice Maria Khoury, la cuñada del dueño y esposa del alcalde de Taybeh, una pequeña localidad cristiana. Es también la organizadora del Cuarto Festival de la Cerveza, que ha reunido este fin de semana a unas 4.000 personas.

Al 'Festival de Octubre', o también llamado 'Oktoberfest' (en honor a la cita de Munich) no han faltado palestinos, israelíes (en su gran mayoría árabes) y extranjeros. Como por ejemplo, una orquesta de Baviera. Nada casual ya que en Alemania se encuentra la única franquicia de la marca palestina. Ahora, la familia Khoury abre sus horizontes a Gran Bretaña, Estados Unidos... Sin olvidar que se puede disfrutar en determinados locales de Israel.

Lamentan que una de su bazas (100% alcohol) esté a punto de ser derrumbada. Dentro de poco, 'Taybeh Beer' venderá su versión sin alcohol. La cada vez mayor islamización de la sociedad palestina ha provocado un descenso en el consumo en Cisjordania y Gaza, a excepción de algunos lugares, entre ellos la siempre fiel Ramala. El grupo islamista Hamás, vencedor en los comicios del 2006, lanzó una cruzada contra el consumo del alcohol, incluyendo 'Taybeh Beer', por muy palestina y patriota que sea. En Gaza, los integristas quemaron la casa de uno de los distribuidores de esta cerveza.

La fábrica de Khoury está finalizando el proceso para vender cerveza sin alcohol. Muy a su pesar pero realista teniendo en cuenta que el Islam es cada vez más importante en la población palestina, de abrumadora mayoría musulmana. "Sí, el 98% de los palestinos son musulmanes pero a la mayoría les gusta la cerveza", puntualiza.

Una decisión impensable cuando fundó la compañía en 1994, un año después de la firma de los Acuerdos de Oslo y cuando se creía que la paz estaba a la vuelta de la esquina. Khoury vivía cómodamente en Boston cuando, como otros muchos empresarios palestinos, decidió volver a su tierra. Él lo hizo, cómo no, a su aldea Taybeh. "Los empresarios palestinos deberían trasladar aquí sus negocios e inversiones. Es la única forma para que sea posible un Estado palestino y no depender de las ayudas externas", opina.

Cada botella de Taybeh lleva la firma personal de Khoury que, pese a comprar la malta de Bélgica y Francia, presume de que la fabricación se realiza en su pueblo natal, pese a todos los obstáculos. Para que luego digan que la cerveza no ayuda a ser optimista...

Dicen que no hay nada mejor para vender su cerveza, la cerveza palestina, que traducir del árabe la palabra Taybeh: 'Delicioso'.

 Fuente:  elmundo.es│Blogs

  Compartir