◄ ¡ Hola ¡ Saludos desde MÉRIDA (España). Ciudad romana y Monumental. Si puede, no deje de visitarla. │◄ Hello! Greetings from MERIDA (Spain) Roman and Monumental City. If it can, it does not let visit it │◄ Bonjour ! Salutations de la ville romaine et monumentale de MÉRIDA (Espagne). Si elle peut, elle ne laisse pas la visite il. │◄ Hallo! Grüße MÉRIDA (Spanien) von der römischen und hervorragenden Stadt. Wenn sie kann, läßt sie nicht Besuch es. │◄ Ciao! Saluti dalla città romana e Monumental de MERIDA (Spagna). Se può, non lascia la chiamata esso. │◄ Hello! Cumprimentos da cidade Roman e Monumental de MERIDA (Spain). Se puder, não deixa a visita ele.

«USS New York»: el navío que nació de las cenizas del 11-S


   Barcos  

 

«USS New York»: el navío que nació de las cenizas del 11-S«USS New York»: el navío que nació de las cenizas del 11-S

 

■ De los restos de las Torres Gemelas los estadounidenses sacaron un inmenso dolor, pero también el heroísmo, el honor, la dignidad y el espíritu de superación.

Se ha construido con 24 toneladas de acero de las Torres Gemelas

Quizás con este último, y como homenaje a los muertos en el más terrible atentado de la historia, la Armada norteamericana decidió rescatar el acero golpeado por la barbarie terrorista para construir un barco, el «USS New York».

El lema que lleva inscrito en la proa resume el espíritu que motivó su construcción: «Nunca olvidaremos». Cuando los trozos retorcidos de acero del otrora símbolo de poder de Nueva York llegaron a la fundición de Amite, en Luisiana, los empleados de la factoría guardaron un respetuoso silencio.

Cada trozo que se fundía era un ritual de sobrecogedor homenaje y devoción por parte de los trabajadores, según los capataces. Incluso algunos de los 1.200 obreros que colaboraron en su construcción retrasaron su jubilación para participar de un «hecho histórico». Esas 24 toneladas de dolor, en un ambiente de «gran espiritualidad», se convirtieron en la proa y la quilla del quinto buque de transporte anfibio de la clase «San Antonio», la última generación de la Marina estadounidense.

Los restos de las Torres Gemelas serán la punta de lanza de un navío cuya misión será la del lanzamiento expedicionario de tropas, la defensa de la costa estadounidense y la lucha contra el terrorismo, el mismo que derribó aquel acero. Un año después de los ataques, el gobernador del Estado de Nueva York, George Pataki, se mostró «orgulloso de que el retorcido acero de las torres del World Trade Center será pronto usado para forjar una aún más fuerte defensa nacional».

Símbolo de coraje Pataki, en un emocionado discurso, gritó a los cuatro vientos que «el "USS New York" pronto estará defendiendo la libertad y combatiendo el terrorismo en el mundo, al tiempo que se asegurará de que nunca se olviden los viles ataques del 11-S y el coraje y la fuerza que demostraron los neoyorquinos».

La Armada incluso ha hecho una excepción con el nombre del buque, ya que la denominación con un estado se reserva a los submarinos. En sus 208 metros de eslora y 32 de manga irán embarcados 366 marineros, al frente de los cuales situarán a un mando nacido en el Estado de Nueva York. Cuando se despliegue en una operación, otros 700 militares podrán embarcarse como fuerza anfibia, acompañados de helicópteros o aviones de despegue vertical y vehículos de asalto anfibio.

A mediados de este año, el «USS New York» entrará a formar parte plenamente de la Armada norteamericana, pero no como una unidad más. Sus 24 toneladas de acero de las Torres le distinguen sobre el resto. Pero más allá, el símbolo del coraje y el renacimiento de los neoyorquinos, el de una nación que se revuelve contra el terror, contra la ignominia y convierte el dolor en un arma.

Fuente: La Razón.

Compartir