◄ ¡ Hola ¡ Saludos desde MÉRIDA (España). Ciudad romana y Monumental. Si puede, no deje de visitarla. │◄ Hello! Greetings from MERIDA (Spain) Roman and Monumental City. If it can, it does not let visit it │◄ Bonjour ! Salutations de la ville romaine et monumentale de MÉRIDA (Espagne). Si elle peut, elle ne laisse pas la visite il. │◄ Hallo! Grüße MÉRIDA (Spanien) von der römischen und hervorragenden Stadt. Wenn sie kann, läßt sie nicht Besuch es. │◄ Ciao! Saluti dalla città romana e Monumental de MERIDA (Spagna). Se può, non lascia la chiamata esso. │◄ Hello! Cumprimentos da cidade Roman e Monumental de MERIDA (Spain). Se puder, não deixa a visita ele.

Oso con 2,8 millones de años

Imagen del fósil
La pieza pertenece a un cachorro de oso que vivió hace 2,8 millones de años.

El hallazgo de un molar de un cachorro de oso prehistórico en El Salvador confirma el paso de estas especies por Centroamérica hace 2,8 millones de años.

Una excavación efectuada en 2005 encontró restos de especies gigantes prehistóricas en las riberas del río Tomayate, que luego han sido sometidas a diversos análisis.

El Tomayate es un afluente secundario ubicado en la jurisdicción del municipio de Apopa, ubicado a 12 kilómetros al norte de San Salvador, la capital salvadoreña.

El personal técnico del Museo de Historia Natural de El Salvador (MUNHES) confirmó la datación de la pieza, que pertenece a un cachorro de oso de la especie conocida como "cara corta" (Tremarctos ornatus), que es el antepasado del tipo conocido como "oso de anteojos".

El director del MUNHES, Daniel Aguilar, le explicó a BBC Mundo que el molar, que mide dos centímetros de largo por uno y medio de alto, pertenece a un cachorro que tenía entre uno y dos años de vida.

Pese a su juventud, el cachorro tenía el tamaño de un plantígrado de ahora.

Referente mundial

"Este hallazgo es un referente mundial porque antes solo se habían encontrado piezas de este tipo en Argentina o Brasil. Ahora podemos establecer el momento en el que estas especies pasaron por Centroamérica rumbo al sur. No se sabía nada de esto antes", afirmó Aguilar.

"Este hallazgo es un referente mundial porque antes solo se habían encontrado piezas de este tipo en Argentina o Brasil. Ahora podemos establecer el momento en el que estas especies pasaron por Centroamérica rumbo al sur". Daniel Aguilar, director del Museo de Historia Natural de El Salvador (MUNHES)

La investigación fue llevada a cabo por Aguilar junto al paleontólogo salvadoreño Mario Romero, que también pertenece al MUNHES, y el argentino Leopoldo Soibelzon, del Museo de La Plata.

Romero explicó que este "es el tercer molar encontrado en el mundo, y tiene al menos el doble de tamaño que los otros dos (de Brasil y Argentina)".

"Se convierte en la evidencia de que estos osos habitaron y transitaron por Centroamérica", aseguró Romero durante una presentación oficial de los resultados de la investigación.

Importante yacimiento

Desde que un temporal desbordó el cauce del río Tomayate en 2005, investigadores salvadoreños se han topado con uno de los yacimientos más importantes de fósiles de animales del país, que habitaron Centroamérica hace más de dos millones de años.

Mamut

En 2005 encontraron los restos del cráneo de un mastodonte que vivió en el Pleistoceno.

Por ejemplo, el 11 de julio de 2005, Aguilar junto a Romero, encontraron los restos del cráneo de un mastodonte que pertenece al Pleistoceno y que llegó a pesar casi 160 kilos.

Durante esta era geológica los animales del norte y del sur de América tuvieron que emigrar debido a las glaciaciones que sufrió la Tierra.

Hasta el momento los especialistas han encontrado en el río Tomayate restos de mastodontes, perezosos gigantes y ahora la muela del oso prehistórico.

Para la pequeña comunidad científica salvadoreña, que carece de presupuesto para realizar investigaciones permanentes, el descubrimiento es un rayo de luz en medio de sus limitaciones cotidianas.

Fuente: BBC Mundo

Compartir