◄ ¡ Hola ¡ Saludos desde MÉRIDA (España). Ciudad romana y Monumental. Si puede, no deje de visitarla. │◄ Hello! Greetings from MERIDA (Spain) Roman and Monumental City. If it can, it does not let visit it │◄ Bonjour ! Salutations de la ville romaine et monumentale de MÉRIDA (Espagne). Si elle peut, elle ne laisse pas la visite il. │◄ Hallo! Grüße MÉRIDA (Spanien) von der römischen und hervorragenden Stadt. Wenn sie kann, läßt sie nicht Besuch es. │◄ Ciao! Saluti dalla città romana e Monumental de MERIDA (Spagna). Se può, non lascia la chiamata esso. │◄ Hello! Cumprimentos da cidade Roman e Monumental de MERIDA (Spain). Se puder, não deixa a visita ele.

Un spammer nigeriano casi estafa a Citibank


      Internet      

 

Un spammer nigeriano casi estafa a Citibank

 

■ Quien más y quien menos habrá recibido el típico correo de un afligido ex dirigente nigeriano al que le corre muchísima prisa por ingresar en su cuenta una cantidad desorbitada de dinero (previo pago por su parte de un importe para satisfacer los presuntos trámites de la transacción). En otras ocasiones, el remitente cuenta entre la retahíla de apellidos el suyo y no duda en asegurar que es sangre de su sangre para dar mayor credibilidad a la comunicación.

Vamos, un tocomocho en toda regla que hasta resulta entrañable leer. Además, es divertido descubrir las elaboradas historias que consiguen superar los filtros anti-spam y que acaban en nuestra bandeja de entrada para después ir a la papelera.

Algo así le ocurrió, aunque a otra escala y salvando las distancias a Citibank, que picó inicialmente el anzuelo y casi estuvo a punto de estafar la friolera de 27 millones de dólares al scammer, que es como se conoce a este tipo de estafadores que suplantan identidades con el objetivo de vaciar las cuentas. En este caso, la identidad suplantada no es la de una persona, sino la de todo un banco.

Los hechos se remontan a septiembre del año pasado cuando el nigeriano Paul Gabriel Amos de 37 años lideró una trama que falsificó una serie de documentos de forma que parecieran oficiales del Banco Nacional de Etiopía (el banco central de aquel país) ordenando 24 transferencias que sumaban la cifra de 27 millones de dólares a diferentes cuentas por todo el mundo que pertenecían a los estafadores.

El timo estaba muy elaborado y las fuentes de la investigación indican que las firmas coincidían con las registradas en Citibank, contando además con una serie de números de teléfono a los que llamar para comprobar la legitimidad de la documentación. Estos números pertenecían a móviles de Nigeria de los implicados en la trama.

Lo curioso del caso es que la estafa se descubrió cuando una parte de los bancos destinatarios de los ingresos no pudieron completar las transferencias y las devolvieron a Citibank, banco que contactó con los responsables del Banco de Etiopía que no reconocieron, por supuesto, estas transacciones. Amos fue detenido en Los Ángeles y, de ser declarado culpable, podría pasarse treinta años entre rejas. Aunque él lo tiene claro, y así se lo hizo saber al juez: "No soy culpable, señoría".

Fuente: El Confidencial.

Compartir