◄ ¡ Hola ¡ Saludos desde MÉRIDA (España). Ciudad romana y Monumental. Si puede, no deje de visitarla. │◄ Hello! Greetings from MERIDA (Spain) Roman and Monumental City. If it can, it does not let visit it │◄ Bonjour ! Salutations de la ville romaine et monumentale de MÉRIDA (Espagne). Si elle peut, elle ne laisse pas la visite il. │◄ Hallo! Grüße MÉRIDA (Spanien) von der römischen und hervorragenden Stadt. Wenn sie kann, läßt sie nicht Besuch es. │◄ Ciao! Saluti dalla città romana e Monumental de MERIDA (Spagna). Se può, non lascia la chiamata esso. │◄ Hello! Cumprimentos da cidade Roman e Monumental de MERIDA (Spain). Se puder, não deixa a visita ele.

Llegan los deportivos de cuatro plazas


Automóviles

 

[foto de la noticia] 

La marca italiana Lamborghini, propiedad de Audi, se llevó al pasado Salón de París el prototipo de una berlina de cuatro puertas, a la que le puso el nombre de Estoque para seguir con la tradición de llamar a sus coches con nombres taurinos.

La fórmula es elevar al cuadrado

LAMBORGHINI ESTOQUE
De los deportivos biplazas, la marca salta a las cuatro puertas y otras tantas plazas con este prototipo que, de producirse, competiría con el Porsche Panamera o el Aston Martin Rapide.

El diseño combina la longitud - 5,5 metros - de una gran berlina y la altura - 1,35 metros - de un deportivo.

El diseño combina la longitud - 5,5 metros - de una gran berlina y la altura - 1,35 metros - de un deportivo.

Crisis, ¿quién dijo crisis? Ante automóviles como el Lamborghini Estoque, tal palabra está prohibida, aunque sea más cierta que después del día viene la noche. Porque la crisis pasa de largo, o duele menos, en los bolsillos de los potenciales compradores en los que la marca italiana pensó cuando diseñó este modelo. Por el momento, sólo un prototipo desarrollado para impresionar en el reciente Salón del Automovil de París, aunque en la compañía italiana, ni confirman ni desmienten que semejante coche llegue algún día a producirse en serie.

La buena aceptación en París juega a favor de la producción, también bendecida por el mercado: desde que el Mercedes CLS diera carta de naturaleza al segmento de las grandes berlinas de lujo con rasgos de coupé, cuatro puertas y otras tantas plazas, muchos son los que, o se han apuntado a la fórmula, o lo harán. Desde lugares alejados como el que ocupa el Volkswagen Passat CC, pero sobre todo en el terreno donde competiría el Estoque. Es el caso de los Porsche Panamera y Aston Martin Rapide, cazados ya en la última fase de su puesta a punto.

Igual que para Porsche –Aston Martin tuvo el Lagonda de fines de los 80– , para Lamborghini el Estoque supone un concepto inédito. Cierto que parece continuar la tradición de coches de cuatro plazas, como el Espada de 1968, pero el Estoque es «su primer sedán», aunque lo clasifiquen así por el número de puertas y poco más. La cuestión es que, a día de hoy, ningún afortunado poseedor de un coche actual de la marca se puede permitir cuestiones tan mundanas como llevar a sus hijos al colegio o irse con la familia de fin de semana.

A menos que conserve uno de los escasos LM, el descomunal todoterreno que se puso a la venta durante los años 90 tras un encargo de los jeques del petróleo. También tenía cuatro puertas y un enfoque ajeno al de los superdeportivos, pero era como un bloque de granito esculpido a martillazos frente a los trazos casi de bisturí que adornan los cinco metros largos del Estoque.

En concreto, 5,15 metros de afiladas líneas para hacer justicia a un nombre que, como es tradición en la marca, está vinculado al toro (el símbolo de Lamborghini). Por tanto, un vehículo muy largo y también muy ancho -roza los dos metros- pues toda gran berlina que se precie tiene que impresionar ya sólo con el tamaño. Aunque en ésta, los genes deportivos hacen que la altura se reduzca hasta sólo 1,35 metros.

Cómo se traducen esas proporciones en el habitáculo, se debe suponer. La marca sólo ha comunicado que la distancia entre ejes es de 3,01 metros, una buena cifra absoluta, pero inferior a la que, por ejemplo, ofrece un Mercedes Clase S con menor longitud. No obstante, el motor colocado en posición delantera central, pero retrasado respecto al eje delantero, permite ganar más amplitud. En todo caso, la información oficial añade –en un gesto que recuerda a la «potencia suficiente» de Rolls Royce–, que el maletero es lo bastante grande para que quepan «varias bolsas grandes de palos de golf».

El habitáculo está definido para cuatro pasajeros, sentados cada uno en butacas individuales, con multiples ajustes eléctricos y forradas en piel, que es el material que predomina a la hora de revestir el habitáculo. Uno de los detalles más curiosos reside en el cuadro de instrumentos, que se presenta en forma de una gran pantalla LCD y puede ofrecer la información en dos modos: imitando los tradicionales relojes analógicos, o con un diseño digital más futurista.

Por supuesto, dentro del equipamiento de serie del coche habría que dar por descontado un potente equipo de sonido y un sistema mutimedia de entretenimiento con pantallas de DVD en los reposacabezas delanteros.

Lamborghini asegura que en el vano motor se pueden montar distintos grupos propulsores. Las opciones más lógicas serían el mismo V10 que en el Gallardo LP 560-4 entrega 560 caballos, o un V8 turbo derivado de aquél. En clave ecológica, se podría recurrir a un esquema híbrido añadiendo un motor eléctrico al V8 y la posibilidad más descabellada –aunque cada día menos – sería...un turbodiesel de altas prestaciones.

Para optimizar la dinámica, el Estoque lleva tracción total permanente y unas enormes llantas, de 22 pulgadas delante y 23 detrás. Además, la disposición mecánica mejora la ubicación del centro de gravedad y tiene una ventaja adicional: hace que el automóvil sea menos lesivo en caso de un atropello.

Fuente: El Mundo│Magazine

Compartir