◄ ¡ Hola ¡ Saludos desde MÉRIDA (España). Ciudad romana y Monumental. Si puede, no deje de visitarla. │◄ Hello! Greetings from MERIDA (Spain) Roman and Monumental City. If it can, it does not let visit it │◄ Bonjour ! Salutations de la ville romaine et monumentale de MÉRIDA (Espagne). Si elle peut, elle ne laisse pas la visite il. │◄ Hallo! Grüße MÉRIDA (Spanien) von der römischen und hervorragenden Stadt. Wenn sie kann, läßt sie nicht Besuch es. │◄ Ciao! Saluti dalla città romana e Monumental de MERIDA (Spagna). Se può, non lascia la chiamata esso. │◄ Hello! Cumprimentos da cidade Roman e Monumental de MERIDA (Spain). Se puder, não deixa a visita ele.

¿Vuelve la 'Polaroid'?


       Tecnología      

 

¿Vuelve la 'Polaroid'?

glowtxt.com image

■  Autofocus, eliminación de 'ojos rojos', grabación de vídeo en alta definición, cada vez más megapíxeles... el mundo de la fotografía camina inexorable al ritmo de los avances tecnológicos para regocijo de la mayoría, pero se ha topado con un grupo de nostálgicos que añora la simple mecánica de la primera y más universal cámara de fotos instantánea, o lo que es lo mismo, de las de disparar y esperar a que la cámara expulse la foto en papel como antaño. La 'Polaroid' no pudo resistir el abaratamiento de las cámaras de la competencia y sobre todo a la imparable eclosión de las cámaras digitales que puso fin, precisamente hace aproximadamente un año, a uno de los productos más intensos y queridos que ha dado el mundo de la tecnología.

Sin embargo, es posible que la mítica cámara viva una inesperada resurrección de la mano de un grupo de ex-empleados de Polaroid abanderados por un empresario austriaco, quienes planean dar una segunda oportunidad a la cámara instantánea y están convencidos que podrá vivir otra década de esplendor y buenos momentos. Para este grupo de románticos son precisamente los argumentos que acabaron con la Polaroid (sencillez de uso, coste y abaratamiento de las digitales) los que pueden revivir la voluminosa y tosca cámara instantánea. Vienen a demostrar que la época del Photoshop es fría e impersonal, y sin darse cuenta abanderan una revolución de los hastiados de los avances tecnológicos, de los que reniegan de Facebook, el iPhone y la vorágine de avances que arrolla a la sociedad para reivindicar la existencia de un estado de disfrute de lo genuino y lo sencillo.

Para Florian Kaps, el aguerrido austriaco que lidera esta compleja misión, "se trata de revivir la importancia de lo analógico en un mundo digital" y espera comenzar la producción de la cámara antes de fin de año para su distribución en Estados Unidos y Europa fundamentalmente. Kaps estima que en la actualidad hay cerca de mil millones de cámaras instantáneas de Polaroid en circulación por todo el mundo, una cifra que puede parecer generosa y que con seguridad contará con muchísimas unidades acumulando polvo en los trasteros, pero que se ve reforzada con la venta de cerca de 30 millones de películas al año tanto en 2007 como en 2008. Posiblemente sea este el clavo ardiendo al que se agarren Kaps y su equipo, quienes además aplican la incontestable lógica del mercado: "si todo el mundo avanza hacia lo digital, hay un nicho de mercado desatendido en lo analógico".

Pero detrás de estos discutibles argumentos de mercado y la ilusión de un grupo de frikis de la fotografía, hay un elemento que puede resultar el aldabonazo definitivo al proyecto y es que los amantes de la fotografía consideran las fotos de la Polaroid instantánea como un elemento artístico, y así lo confirma el portal Polanoid, creado precisamente por Kaps y en el que la comunidad de usuarios escanea sus fotos (con un inconfundible decolorado marca de la casa) y las sube al portal para disfrute de la comunidad. El mundo 2.0 en este caso llega al rescate de un muerto que permanece aún muy vivo y que parece que todavía no lo ha dicho todo en el mercado de las cámaras de fotos. No se sabe el éxito o fracaso de estos revolucionarios que se resisten a morir aplastados por el rodillo de la tecnología, pero sin duda contarán con la simpatía de buena parte del mercado y quién sabe, posiblemente muchos desempolven sus viejas Polaroids y vuelvan a disfrutar de la emoción de ver la foto impresa.

Fuente: →  El Confidencial